viernes, 12 de diciembre de 2008

Número par




Sabes que miento cuando me alejo celosamente.

Sabes con certeza que apenas el roce causa litigio.

No aprendemos el miedo,

somos pensadores de época;

apretamos fuerte los dientes para oler la saliva llena de soledad y ligereza;

usamos frágilmente las sensaciones para reducirlas a momentos;

lloramos cada vez menos,

o cada vez más fuertemente.

Y en el falaz intento de escape,

terminamos husmeando nuestro cálido sopor;

de nuevo,

otra vez,

como antes;

como esa mañana de cielo rosado indespejable,

en que nuestros pies fríos decidieron quedarse en la cama a frotarse con fluidez y constancia;

y abruptamente después se dejaban,

se abandonaban,

como si nada de tanta irrefrenable sazón hubiera ocurrido.

Como dos extraños seguían por sus LA-DOS,

con pares apartes y mimetizados a los suyos;

compatibles,

similares,

demasiado.

Siempre fue así:

Izquierda-derecha,

Izquierda-derecha.








MFL

2 comentarios:

eli dijo...

Y que apenas el roce causa litigio....ufff si...y que hermoso es el "roce"...que hermoso el lenguaje del cuerpo, que puede lograr tanto...y sabes amiga que ando en esa feliz aventura ultimamente, me gustaron estas letras y la imagen obvio...asi que gracias a tu toqueteo puedo comentarlo...viste el cuerpo siempre presente..."roce" "toqueteo"...jejej!!! besos..nos estamos viendo ahora que estas en la Mercedes Ville


ElIP

Anónimo dijo...

que es LA-DOS?
llegue aca de blog en blog... muy buenos poemas!